Aunque se piensa que la piel solo está en peligro cuando nos exponemos a los intensos rayos solares del verano, en realidad debemos protegérsela los 365 días del año. Aquí te ofrecemos algunos consejos para mantenerla siempre lozana y saludable.

 

4 trucos para tener una piel sana y bonita

1. Mantén la piel hidratada

Cuando llegues a casa, lávate la cara, las manos y la nuca para retirar las partículas de suciedad que se han depositado a lo largo del día. Los baños deben ser diarios (aún en invierno), y no debes acostarte nunca con maquillaje, pues este reseca la piel durante las horas de sueño.

No olvides tomar mucha agua para que tu piel se mantenga hidratada: no basta solo con las cremas. Además, una adecuada ingesta de agua mantiene en óptimas condiciones el metabolismo y la excreción de sustancias de desecho.

2. Evita el alcohol y el tabaco

El alcohol y el tabaco son enemigos de tu piel, ya que aceleran su envejecimiento y favorecen la aparición de arrugas y manchas. Estas sustancias aceleran la formación de radicales libres, lo que causa el estrés oxidativo, la muerte celular y la formación de células cancerosas.

3. Usa té verde

El té verde tiene propiedades antioxidantes, protege la piel de los rayos solares e incluso hace que desaparezcan esas feas marcas que aparecen tras años de exposición al sol. Al principio quizás no te sepa bien, pues tiene un sabor característico. Pero con el tiempo te irás acostumbrando, verás los beneficios…además de ser uno de los preferidos en la cultura asiática.

4. Ten una alimentación saludable

Evita alimentos con mucha grasa y la comida chatarra. Las carnes que consumas deben tener poca grasa: el pollo, el pavo y el pescado son una excelente alternativa. Trata además que las frutas y los vegetales sean parte de tu dieta diaria.

Por último, hay productos que pueden ser tus mejores aliados para proteger tu piel. Te recomendamos por ejemplo el Remescar, que ha dado excelentes resultados.