Luego del parto, el tiempo pasará con tanta rapidez que te asombrará que el primer añito de tu bebé ya esté tocando a tu puerta. Este es un momento que querremos celebrar, pero tenemos que tener en cuenta algunos aspectos primero.

Tu bebé, por mucho que quieras, no va a entender que le estás haciendo una fiesta para celebrar su cumpleaños. Así que la celebración se convierte más en una reunión de familiares y amigos que en una verdadera fiesta de cumpleaños.

 

Un momento de alegría

Con un añito tu nene no interactuará debidamente con otros niños, por lo que no es factible dejarlo a solas para que juegue con otros bebés. Por esta razón, a pesar de que es tu bebito el centro de la atención, la reunión es básicamente para los padres.

Si buscas sencillez y opciones económicas puedes hacer la fiesta en tu casa, además, tu bebé se sentirá más cómodo en un ambiente conocido sobre todo si va a verse rodeado de rostros hasta el momento extraños. Haz una lista de invitados adecuada, no quieras invitar a todos los que conoces porque los bebés tienden a alterarse con facilidad y un ambiente muy movido puede molestarlos.

Ten en cuenta que tu bebé va a reclamar tu atención por lo que no podrás estar atenta a todo lo que pasa en casa, así que pide ayuda a una amiga o familiar para que se encargue de presidir la celebración contigo. Al momento de decorar para la fiesta de cumpleaños, ten en cuenta que puede haber niños pequeños en la casa, así que hazlo simple y sin objetos que puedan ser peligroso para ellos.

La comida que prepares puede ser ligerita, con canapés, cuñas de pizza, frutas o quesos. Prepara un pastel que llame la atención de tu bebé y sopla la velita con él. Esta fiesta es el inicio de una tradición, disfrútala junto a tu bebito.