El baby shower se ha convertido en una tradición seguida por muchas madres. Básicamente es una pequeña fiesta organizada por la familia y los amigos con el objetivo de agasajar a la futura mamá y regalarle artículos que pueda necesitar en la nueva etapa a la que entra.

Generalmente, se organiza un par de meses antes del nacimiento del bebé y el centro de la celebración es la embarazada y su barriguita.

 

Un baby shower divertido y económico

El baby shower no necesita un espacio muy grande para hacerse. Puede organizarse en tu casa o en la de un familiar o amigo. Lo importante es que planifiques la utilización del espacio correctamente y no tendrás problemas.

Ten en cuenta si algunos de tus invitados tienen hijos y los van a llevar para que prepares un espacio adecuado para ellos en donde puedan jugar y tengas a punto comestibles adecuados para sus edades.

Al momento de decorar elige colores acordes al sexo de tu bebé y, si no lo conoces, opta por un tono neutro como el amarillo o el verde. Las ideas para decorar son muchas y se adaptan a todos los gustos. Puedes usar motivos de biberones o baberos para centros de mesa con flores. También puedes usar los dulces como parte de la decoración. Los pasteles en forma de cuna o de piecitos de bebé son muy originales y divierten a los invitados.

El buffete de un baby shower es sencillo. Prepara pequeños snacks que sean fáciles de comer y puedas poner en una mesa de la que se sirvan todos. Al seleccionar las bebidas lo mejor es decidirse por refrescos naturales y cocteles ligeros.

Siempre es bueno que al terminar la celebración tus invitados tengan algún pequeño recuerdo de la fiesta: una tarjeta, una foto conmemorativa o un motivo infantil. El objetivo del baby shower es celebrar un nacimiento, haz que sea un momento feliz y divertido para todos.