Muchos se asustan cuando ven que su pelo se queda en el cepillo, en el drenaje de la ducha o en la ropa. Sin embargo, la caída del cabello es algo normal, así que no hay razón para alarmarse, salvo en casos de alopecia u otras enfermedades del cuero cabelludo.

Con todo, se puede evitar la caída del pelo, si se toman algunas precauciones y se utilizan remedios caseros muy fáciles de preparar.

 

Cuida tu cabello

Algunas personas tienen el cabello más resistente que otras, pero en todo caso es importante cuidarlo.

No utilices agua muy caliente al lavarte la cabeza, ya que se abren los poros y el cabello se pone frágil, lo que facilita su caída. Procura emplear un cepillo fino y peinarte con suavidad, para que no dañes el cuero cabelludo. Si tienes el cabello largo, intenta no tenerlo atado todo el tiempo.

Masajearte el cabello con aceite es ideal para nutrirlo y humectarlo: con el pelo seco, pásate un poco de aceite por el cuero cabelludo, y hazte unos masajes suaves con la yema de los dedos. Los aceites de oliva, de almendras o de coco son muy buenos para este fin.

Por otro lado, ten cuidado con los productos químicos para el cabello. Evita los tintes que sirven para decolorar el pelo. Los productos para desrizar también pueden acelerar la caída de tu cabellera.

 

Mantén un estilo de vida saludable

El cabello responde muy mal al estrés y a la comida chatarra. Relájate, haz ejercicios con frecuencia y duerme lo adecuado. En cuanto a la alimentación, debes evitar los snacks, debido a que contiene químicos que pueden afectar el cabello.

Adopta una dieta rica en proteínas. Prueba comer cereales, avena, arroz integral, legumbres y carnes naturales. Toma abundante agua, puesto que esto hidrata el cuero cabelludo y fortalece las raíces.