Cuando nuestro bebé se pone enfermo, nosotros nos ponemos también enfermos en cierta medida. Primero, es difícil determinar qué le pasa. Luego, más difícil es el trato con un bebé que se encuentra mal. Hay que estar preparados para el cansancio y el agotamiento. Sobre todo si el dolor es de estómago. No siempre es fácil identificar el dolor de estómago en bebés, y mucho menos saber qué les pasa.

Como siempre, recomendamos asistir al médico de cabecera en caso de dudas. Mientras tanto, repasamos síntomas, tipos de dolor de estómago, cómo identificarlos y algunas soluciones comunes y efectivas.

Cólico

Empezamos por lo más difícil de diagnosticar en referencia al dolor de estómago. El cólico ya es un problema algo más grave referido al dolor de estómago. Y puede tener efectos negativos desde el punto de vista psicológico sobre el bebé. Si tu hijo es menor de 6 meses, no para de llorar durante horas y horas, puede ser que tenga un còlico. Al parecer, estos cólicos son causados por contracciones intestinales que producen dolor.

Ante esto, nada podemos hacer aparte de tratar de calmar a nuestro bebé. Es muy habitual que, cuando crezca, el problema de los cólicos pase de largo.

El estreñimiento en el Bebé

Sin duda, el estreñimiento es el problema más común del bebé. Lo primero que debes observar es si tu bebé va menos de vientre. Y si lo hace, cómo lo hace y cómo son las heces. Si no actuamos a tiempo puede llegar a dolerle el estómago y a presentar problemas.

Como en el caso de los adultos, el estreñimiento se cura con buenos alimentos. Básicamente, debemos darle comida rica en fibra y evitar comidas que causen estreñimiento. Por ejemplo, aumentaremos los cereales y ciertas frutas como la pera, y disminuiremos el plátano o la manzana, que estriñen. El agua, por supuesto, ayuda mucho al estreñimiento.

Resolver problemas de reflujo

Es habitual que nuestro bebé tenga problemas estomacales al principio de su vida. Sin embargo, si ocurre demasiado puede deberse a un problema. Por ejemplo, si el bebé regurgita cada vez que come es posible que esté presentando reflujo gastroesofágico, un problema muy común también en adultos.

Cuando esto ocurre, es porque la válvula entre esófago y estómago falla. De manera que muchos alimentos “suben” con ácido y nos dañan el esófago. Una buena manera de evitarlo es mejorando la motilidad de nuestro estómago, y eso en bebés y niños se logra con el Bismuto subdalicilato, por ejemplo, tal y como recomiendan en una web especializada en estómago.

Recuerda: Todos estos consejos debes comprobarlos en la consulta con tu médico de cabecera!